QUE ES EL VAGINISMO

Anatómicamente, los genitales de la mujer que padece vaginismo son normales. Sin embargo, en el momento en que se intenta la penetración, la vagina se cierra literalmente de golpe, hasta el punto de que es imposible el acto sexual o introducir cualquier otra cosa. De ahí que el vaginismo sea una causa corriente de matrimonios no consumados, incluso después de muchos años.

El vaginismo se debe a un espasmo involuntario de los músculos que rodean la entrada vaginal que se da siempre que se intenta introducir un objeto en el orificio vaginal. Además del espasmo primario de la entrada vaginal, las pacientes con vaginismo suelen ser fóbicas al coito y a la penetración en la vagina. Esta evitación fóbica hace que los intentos de coito sean desagradables y dolorosos. A menudo es una reacción secundaria al vaginismo primario, pero hay veces en que la fobia de penetración precede al vaginismo.

Dado que este trastorno excluye por completo el acto sexual, rara vez se le tolera con resignación. El vaginismo puede ejercer un efecto psicológico devastador, no sólo sobre la mujer, sino también en el hombre. La mujer se halla normalmente atrapada en el dilema de necesitar ayuda, por un lado, y de estar atemorizada ante una posible curación, por otro. A parte de que los esfuerzos de la pareja para penetrar en una vagina cerrada pueden causarle a ella un gran dolor físico, puede que la mujer se sienta aterrorizada, humillada y frustrada por estos intentos. Los repetidos fracasos en el coito pueden dar además lugar a sentimientos de inadecuación, especialmente en mujere jóvenes; el miedo a ser abandonada por su pareja podría también ser movilizado por estas experiencias.

No es sorprendente que estas mujeres intenten evitar todo contacto sexual. Cualquier intento de penetración vaginal evoca intensa ansiedad, tensión y rabia, y estos sentimientos adversos sólo cesan cuando se aleja el "peligro" de penetración. Tales contingencias, y especialmente el hecho de que la ansiedad desaparece al cesar los intentos de penetración refuerzan la pauta de evitación, lo cual a su vez sirve para mantener el síntoma de vaginismo. Esta evitación fóbica constituye el obstáculo para el éxito del tratamiento.


Clasificación del vaginismo según intensidad


- Vaginismo leve: permite a la mujer afectada tener unas relaciones sexuales plenamente safisfactorias, excepción hecha de su incapacidad de ser penetrada , y con la posibilidad de introducirse en ciertas condiciones, un dedo en la vagina. En ocasiones, es posible la penetración anal sin dificultad.

- Vaginismo moderado: pese a sentir placer durante el juego erótico, no es posible siquiera introducirse un dedo.

- Vaginismo grave: aquellos casos donde la incapacidad de ser penetrada, va unida a una situación de rechazoa todo lo relacionado con el sexo, rechazo que suele ir compañado de complejas maniobras de evitación.

- Vaginismo muy grave: suele venir rodeado por una intensa sensación de miedo, cuando se prevé una posible relación sexual y además se suele asociar a un trastorno de excitabilidad y/o aversión sexual.


Clasificación del vaginismo según la forma de aparición

- Vaginismo primario: el problema de vaginismo ha existido siempre. Son la mayoría de los casos.

-Vaginismo secundario: tras una época donde la penetración ha sido posible aparece el problema de vaginismo. Puede aparecer después del nacimiento de un hijo.



"La nueva Terapia Sexual" Vol. 2 Helen Singer Kaplan


©2008 CSS BCN profesionales


Principal    :    Servicios    :    Productos    :    Foro   :    Contactar